¿Cuál es tu sueño?

Cada uno tenemos un sueño que cumplir. Alan Bean cumplió el suyo, ya que fue uno de las pocas personas que ha pisado la superficie de la luna. No fue nada fácil, pero era su sueño.

¿Cuál es el tuyo?

Os dejo este vídeo con su historia. No lo olvides, ¡busca tu sueño siempre!

Tu lugar en el mundo

El futuro está en tus manos, sólo en tus manos. Tú tienes la capacidad de decidir cuál es tu lugar en el mundo, así que no dejes que nada ni nadie decida por ti. Olvídate de tus padres, de tus profesores, de tus amigos, de las modas… y guíate de tí mismo, exclusivamente.

¡Atrévete, y busca tus sueño!

No olvides consultar la página del blog Oriénta-T.

Fuente: Orientaguía

El trabajo del futuro

En este blog hemos hablado de la importancia que tiene la formación y la adaptación a los nuevos tiempos para poder hacer realidad tu proyecto personal. Gracias a la excelente página web de Jesús Hernández, he conocido esta fantástico vídeo que habla de cuáles serán los trabajos del futuro, incluso del presente, diría yo. Nada es igual que antes, la sociedad cambia rápidamente. Echa un vistazo, y no olvides que siempre debes buscar tu sueño.

No sabemos cómo será el futuro porque el presente cambia demasiado rápido. Sólo una cosa es cierta, estudia y prepárate. sólo así podrás hacer realidad tus sueños.

 

Ideas para decidir tu propio camino

Imagen: Pasarela de Víctor Cuevas

En el magnífico blog de Francisco Alcaide encuentro estas ideas para decidir tu camino. ¡Son excelentes!

1. No hay nada que no esté a tu alcance. La cuestión no es si algo es o no posible, sino cómo conseguirlo. Ensayo y error. Todo es posible si te das el tiempo suficiente. No abandones un sueño por el tiempo que llevará, el tiempo pasará igual.
2. Todo tiene un precio. Cada alternativa tiene un coste. Vivir es elegir y elegir es renunciar. Cuando tomes una decisión no te fijes en lo que dejas atrás sino en lo que tienes por delante. Todo cambio implica desprenderse de ciertas cosas.
3. Cada día que pasa ya no vuelve. O dicho de otra manera, «no hay nada que tarde tanto como lo que no se empieza» (Alain). El tiempo vuela, se escapa de las manos. Robin Sharma escribía: «Si no actúas sobre la vida, ella actuará sobre ti. Los días se convertirán en semanas y las semanas en meses, y antes de que te des cuenta, tu vida habrá acabado». Duro de escuchar, pero una verdad como un templo.
4. El futuro es ahora. El futuro empieza cada mañana cuando uno se levanta. Lo importante no es dónde estabas ni dónde estás, sino dónde quieres llegar a estar. Tu pasado no es tu futuro; tu presente es tu futuro.
5. O avanzas o retrocedes. No hay término medio. Si no avanzas en la dirección de tus objetivos, te estás alejando de ellos. Cuanto tengas que tomar una decisión, piensa siempre sobre ello (ver post Ten el coraje de decir «No» a muchas cosas).
6. Presta atención a tus sentimientos. En el post Dedícate a aquello que sabes a hacer mejor decíamos: «Fíjate de qué hablas y a qué dedicas el tiempo en tus ratos libres. ¿Deporte? ¿moda? ¿viajes? ¿inversiones? Presta atención a los libros que lees, a los programas de televisión que ves, a las webs que sigues… En definitiva, qué temas te gustan y te hacen sentir bien. Los sentimientos son siempre un buen indicador de que aquello con lo que más conectas y sintonizas, un reflejo de tu yo más profundo con el que te identificas».
7. Presta atención a tus motivaciones. Todos tenemos diferentes tipos de motivaciones (conocimiento, seguridad, poder, servicio, reconocimiento, reto…) pero en cada persona adquieren una importancia distinta y siempre prevalecen unas sobre otras. ¿Lo que más te apasiona es el conocimiento? Las aulas probablemente es lo tuyo; ¿El reto es imprescindible en tu día a día? Parece que te atrae el mundo de los emprendedores; ¿La seguridad laboral es una necesidad en tu vida? La administración pública parece una opción; ¿Tienes altas necesidades de reconocimiento? Busca empleos con visibilidad social. Somos buenos en aquellas cosas que nos gustan y con las que nos sentimos más cómodos.
Recuerda echar un vistazo a la sección Orienta-T del blog para poder decidir tu propio camino.

¡Busca tu sueño: sé valiente!

 

Imagen: Lavender Dreams bajo Licencia CC

¿Esperando a que un milagro haga realidad tus sueños?

¿Esperando un golpe de fortuna, como en las películas?

La suerte sonríe a los audaces.

Para poder construir un sueño hay que soñarlo antes, parece de perogrullo, ¿verdad? Verás, cuando tenemos en nuestras manos la posibilidad de elegir el camino que vamos a seguir, una buena ayuda es anticipar cuáles son las metas y los sueños que tenemos en nuestra vida. Este vídeo te va a ayudar a reflexionar sobre los sueños y la forma de conseguirlos. Porque los sueños se construyen poco a poco, sin miedo, sin certeza y con valentía, pero aprendiendo de los errores que se cometen.

¡¡Vamos, a qué estás esperando para soñar tu sueño!!

Busca tu sueño

Imagen Let your dreams fly bajo Licencia CC

Nunca desistas de un sueño. Sólo trata de ver las señales que te lleven a él. Paulo Coelho.

Muchas veces me habéis escuchado hablar de la importancia de los sueños, entendidos como metas a alcanzar en la vida. Los sueños nos abren la puerta a la acción de conseguirlos, a motivarnos para la larga carrera hacia su logro, a sostenernos cuando hay dificultades.

En estos tiempos de fuegos artificiales en los que la sociedad propone el éxito fácil del famoseo, cobra especial importanci conseguir tu propio sueño en la vida. Voy a intentar darte algunas pistas para ponerte en camino hacia el sueño de tu vida, para que te comprometas con él y no lo abandones, eso sí, pensando con REALISMO. Te propongo un ejercicio. Coge un lápiz y papel que empezamos.

Imagina que estás viviendo el 2 de noviembre de 2029. Haz una descripción de cómo transcurrirá ese día en tu vida tratando de responder a estas preguntas:

  • ¿En dónde vives? ¿En la ciudad, en el campo? ¿En qué país?
  • ¿Cómo es tu casa? ¿Vives en un piso, en un chalet, en un apartamento o un loft?
  • ¿Tienes familia? ¿Vives solo?
  • ¿En qué trabajas? ¿Cómo es tu jornada laboral?
  • ¿Tienes amigos?
  • ¿Cuáles son tus aficiones? ¿Qué haces en tu tiempo libre?

Antes de escribir, tómate unos minutos y sueña, sueña con ese día de noviembre de 2029 antes de escribir cómo será ese día cualquiera. Cuando hayas acabado, tomate un tiempo de nuevo y lee en voz alta tu descripción. ¿Cómo te sientes? ¿Te gusta ese día de 2029? Si la respuesta es POSITIVA, no olvides tu sueño, lucha por conseguirlo y fíjate metas concretas. Si por el contrario, no te gusta nada lo que has escrito de ese día, piensa lo que tienes que CAMBIAR para que la descripción sea otra. Tómate un tiempo de nuevo y escribe cómo quisieras que fuera de verdad ese día.

La importancia de los sueños

Este pequeño ejercicio tiene como objetivo movilizar tus sueños y tus energías para conseguirlos. No es un ejercicio bonito que no sirva para nada, sino que si crees lo que has escrito y es REALISTA, es posible que pongas todo de tu parte para tratar de conseguirlo. Esa convicción personal, esa creencia tiene una FUERZA enorme en las personas, así que cree en tí mismo y lucha por tu sueño.

Por otra parte, los sueños que son imposibles sólo nos evaden de la realidad y son la excusa perfecta para no luchar por nada, y la coartada para dejar la vida te lleve por donde quiera ella en vez de ir por donde quieres tú. Sueños imposibles son aquellos que están fuera de nuestro alcance porque no tenemos nada que hacer para consegurilos, como que te toque la lotería.

Por último, contaros que los MIEDOS impiden conseguir los sueños. El miedo a lo desconocido, el miedo al fracaso, el miedo a las opiniones de los demás… tendremos que aprender a dejar de lado los miedos para luchar por nuestros sueños. Porque también es cierto que no sabemos de lo que SOMOS CAPACES de hacer hasta que no nos ponemos a hacerlo.

Os dejo con este vídeo de Randy Pausch que cuenta cómo se forjaron sus sueños en la vida, justo unos meses antes de morir de cáncer de páncreas. Su testimonio ayuda a que no dejemos ni un sólo día de tener sueños y luchar por ellos.