Los prejuicios sobre los adolescentes

Me ha encantado este vídeo de ING en colaboración con UNICEF sobre los prejuicios que tenemos los adultos sobre los adolescentes. Te animo a que lo mires y saques tus propias conclusiones

¡Feliz Año 2016!

8 formas de cagarla emocionalmente con tus hijos

Photo Credit: Historias Visuales via Compfight cc
Photo Credit: Historias Visuales via Compfight cc

He leído en el Huffington Post este estupendo artículo destinado a las familias. Lo ha escrito la psicóloga Sherrie Campbell y lo pongo textualmente tal y como aparece en el Huffpost porque me parece un excelente artículo para ayudarte a que tu hijo crezca emocionalmente sano.

Los niños son la luz de nuestra vida. Todos nos estrenamos como padres con una sola idea en la cabeza: lograr que tengan éxito, amor y felicidad. Sin embargo, estos sueños a veces no se cumplen porque los niños no obtienen lo más importante que necesitan para convertirse en adultos disciplinados, maduros y con motivación. A continuación mostraremos ocho cagadas que harán que tu hijo sufra depresión, ansiedad, rabia, relaciones familiares tensas, problemas con sus amigos, autoestima baja y conflictos emocionales a lo largo de su vida.

1. Ignorar o minimizar los sentimientos de tu hijo. Si tu hijo manifiesta tristeza, enfado o miedo y tú te burlas de él, lo humillas, lo ignoras o te ríes, estás minimizando sus sentimientos. Básicamente, le estás diciendo que lo que siente está mal. Cuando haces esto, frenas el amor de tus hijos y pierdes oportunidades para crear ese vínculo que les haga saber que sus padres les quieren de manera incondicional.

2. Falta de consistencia en las normas. Si nunca hablas con tus hijos sobre lo que esperas de ellos, nunca sabrán cómo comportarse de forma apropiada. Los niños tratan de estar al nivel de tus expectativas. Tus pautas les proporcionan las claves y los límites que les ayudan a definir quiénes son, si lo hacen bien o mal. Si no dejas las cosas claras, tu hijo pensará que la vida es algo indefinido y empezará a buscar sus propios límites, lo que hará que baje su autoestima y que tenga problemas de comportamiento.

3. Tratar a tu hijo como a un amigo. Nunca compartas todas tus preocupaciones y tus problemas con tu hijo, ni le pidas consejo. Si te muestras desamparado y derrotado ante tus hijos, nunca aprenderán a respetarte y te tratarán como a un igual o a alguien inferior, pues sentirán que los utilizas como terapia. Debes demostrar a tus hijos que puedes hacer frente a los problemas y a los retos, manejar el estrés en tu vida y salir del túnel. Sé espontáneo y muestra tus emociones, pero no sobrecargues a tus hijos.

4. Menospreciar al otro progenitor. Si no manifiestas afecto y amor hacia tu pareja delante de vuestro hijo, el niño no desarrolla ese barómetro que le indica lo que es el amor o a qué se parece. Si desprecias a tu pareja y la rechazas, amenazando con el divorcio, creas un estado crónico de ansiedad en tu hijo. Si ya estás divorciado y te mantienes frío, distante, crítico y enfadado con tu ex, estás enviando a tu hijo el sutil mensaje de que tu ex es la causa del divorcio y de que tú tienes que ser su mamá o papá favorito. Esto es alienación parental.

5. Castigar la independencia y la separación. Cuando castigamos a nuestros hijos por madurar, les hacemos sentir culpables por tener necesidades y deseos normales en su desarrollo, lo que a menudo les provoca inseguridad, rebeldía y otros comportamientos que acaban incapacitándolos para desconectar y ser ellos mismos.

6. Hacer de tu hijo una prolongación de ti mismo. Si, como padre o madre, asocias tu propia imagen y tu valía a la apariencia de tu hijo, a su carácter, a sus habilidades y hasta a sus propios amigos, le estás haciendo entender que le quieres por lo que tiene, y no por lo que es. Esto hará que ellos busquen agradar en lugar de emprender, y que siempre estén preocupados por si son o no lo suficientemente buenos.

7. Entrometerte en las relaciones de tus hijos. Dirigir cada acción de tu hijo en lo que a relaciones se refiere (ya sea con amigos o con profesores) inhibe su madurez. Por ejemplo, si tu hijo se mete en un lío en la escuela y tú vas inmediatamente a hablar con el profesor para arreglarlo, o estás constantemente diciéndole cómo tratar a sus amigos, el niño no aprenderá a manejar por sí mismo los aspectos más complejos de sus relaciones.

8. Sobreprotección. Cuando protegemos a nuestros hijos frente a todo problema o emoción, hacemos que crezca su autoestima y que piensen que tienen derecho a todo, cruzando a veces la línea del narcisismo. Esperan que la vida sea más fácil de lo que es y quieren todo para ellos, independientemente de cómo sea su comportamiento. Luego podrán deprimirse y confundirse cuando no obtengan lo que creen que se merecen.

Traducción de Marina Velasco Serrano

¡Planta cara al machismo!

Imagen de D. Sharon Pruitt bajo Licencia CC

El 25 de noviembre es el Día Internacional contra la Violencia de Género. Con esta entrada quiero mostrar algunos datos que indican cómo el machismo comienza desde muy jóvenes y recordar algunas de las cosas que hacen los chicos que indican una relación machista y dominante así como consejos para que tengas relaciones sanas con los chicos.

¡¡Chicas, plantad cara al machismo desde ya!!

Según el estudio Evolución de la adolescencia española sobre la igualdad y la prevención de la violencia de género, la edad de comienzo de las relaciones de pareja se sitúa en los 13 años y  en estas relaciones las redes sociales o el teléfono son muy importantes. Por eso, a las chicas os recomiendo que si sentís que vuestro chico os controla, insulta, pega o enfadada por tener vuestras amigas, le mandéis lo más lejos posible. Los gráficos están sacados de la noticia de EL País.

Fíjate en el gráfico que expone las situaciones de maltrato:

SI TE CONTROLA, NO TE QUIERE

Imagen dickuhne de bajo Licencia CC

Si te controla cómo vistes o no le gusta que te vistas de forma determinada

Si te pide que renuncies a tus amigas de siempre para estar sólo con él

Si te pide que hagas por él cosas que no quieres hacer o no te sientes preparada para hacer, incluyendo relaciones sexuales

Si tienes que estar enviándole mensajes cuando sales o llegas a casa

Si te dice que una forma de demostrarle amor es hacer tal o cual cosa

Si te pide que le envíes fotos desnuda por el móvil como prueba de su amor

Si te pide que te tatúes su nombre como prueba de su amor

Si te dice que los sus celos son una prueba de amor

Si te controla cuando respondes el WhatsAp

 

DESPIERTA, NO HAY PRÍNCIPES AZULES

Imagen de Mait Jüriado bajo Licencia CC

Ahora bien, vosotras tenéis que cambiar algunas ideas sobre las relaciones con los chicos:

Sé que puedo cambiarle, que con mi amor/cariño cambiará por mi

Me insulta porque me quiere, es una señal de amor

Me quiere tanto que sólo quiere que esté con él

No puedo hacer las cosas que quiero porque estoy con él, me debo a él

No puedo hablar con nadie de mi relación con él porque significa que desconfío de él, que no le quiero suficiente

Desgraciadamente, muchas chicas pensáis que es bueno que os traten de una forma sexista. ¡NO ES BUENO!

RELACIONES SANAS

Imagen de mrhayata bajo Licencia CC

Si alguien te quiere, sin duda, entonces:

Respetará tu integridad física, no te pegará

Respetará tu forma de vestir

Respetara tu tiempo, tus ganas de encuentro o no con tu chico, tus ganas de salir con amigas sin él

No te controlará en WhatApp o te enviará mensajes para saber si estás o dejas de estar en casa, en la calle o en cualquier otro sitio

No te pedirá que te hagas un tatuaje por él

No te pedirá fotos o vídeos de ti desnuda, ni de ambos teniendo relaciones sexuales

Respetará a tus amigos, a tus relaciones con los demás

Respetará que quieras tener relaciones sexuales cuando te sientas preparada

Respetará que no quieras ir a sitios o hacer cosas que él hace porque no te gustan

 

En la “Guía de los buenos amores” encontrarás pistas para fomentar los buenos tratos y prevenir la violencia de género en parejas adolescentes. Está editada por el Consejo de la Juventud de Navarra.

 

http://www.educacion.navarra.es/documents/57308/57750/los_buenos_amores.pdf/64f46b46-82d7-4183-9559-8a8dca6feaba

 

¡¡RECUERDA!!

Ante la más mínima agresión física, no lo dudes, llama al 016 el teléfono del maltrato, coméntalo con tu familia, a tu tutor, a una amiga, al orientador…  y DEJA A ESA PERSONA INMEDIATAMENTE. Incluso si te dice que no volverá a ocurrir o te promete que cambiará para ti o que tú le estás cambiando, déjale inmediatamente.

Fiáte de tu intuición y no pienses que las cosas van a mejorar simplemente por el paso del tiempo.

Acabo recomendándote que veas el cortometraje “El orden de las cosas” en el que Julia intentará reunir el valor para cambiar el orden de las cosas. Cortometraje de los hermanos Esteban Alend nominado a los Premios Goya 2011.

 

 

Finalizo agradeciendo las ideas tan excelentes de Mábel Villaescusa de su excelente blog Cocinando la Tutoría en las que me he inspirado y que os recomiendo visitéis. En él encontraréis actividades para la tutoría sobre el tema.

 

ACTUALIZACIÓN

Encuesta anónima sobre relaciones entre jóvenes

Adolescentes y redes sociales

Os quiero mostrar un vídeo excelente de Roberto Monseco Montes para la CEAPA, la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres de alumnos. En el vídeo, los adolescentes hablan de porqué son importantes para ellos las redes sociales, también se habla de los peligros de las mismas, de los beneficios del uso en el ámbito educativo, así como consejos para evitar problemas tanto para los alumnos y las familias.

¡¡Imprescindible!!

 

Adolescentes y Redes Sociales from Roberto Monseco Montes on Vimeo.

Mamá, quiero un móvil nuevo

movil

En la Semana de las Redes Sociales que hemos tenido en nuestro instituto comentaba con las familias el tema de los móviles, en concreto, la presión tan grande que tenemos las familias para satisfacer los deseos de nuestros hijos para tener el último móvil. Pero el problema no se reduce a los móviles, sino a las marcas en general, en especial con la ropa. ¿Debemos acceder a las demandas de nuestros hijos? ¿Es positivo?

Gracias a la estupenda web sindinero.org he conocido que la CEAPA, Confederación Española de Padres y Madres de Alumnos, ha editado una guía estupenda con consejos para poder hacer frente con argumentos a las demandas consumistas de nuestros hijos. La guía no tiene desperdicio y comienza así:

A menudo tenemos discusiones con nuestros hijos e hijas sobre la compra de ropa de marca, de un móvil nuevo, de material escolar o de la lista de regalos que desean para reyes. Nuestra reacción ante estas situaciones, en la mayoría de los casos, es enfadarnos con ellos e intentar zanjar esas discusiones criticando su conducta.

En esos momentos nos parecen niños egoístas, incapaces de comprender lo que significa el dinero, y por lo tanto, el enorme trabajo que supone ganarlo. Y aquí está el meollo de la cuestión, para que alguien sea responsable en el uso del dinero tiene que tener completa conciencia de su valor y de lo que significa ganarlo.

Las conductas consumistas en los niños y niñas son normales. Los niños y niñas desean cosas, piden cosas, porque no saben que significa el di- nero y no tienen ninguna conciencia de la relación que existe entre con- sumir productos y ganar dinero para poder comprarlos.

Por eso, uno de nuestros principales objetivos educativos debe ser enseñarles a nuestros hijos e hijas de dónde viene el dinero, lo que cuesta ganarlo y la necesidad de gestionarlo. Y este aprendizaje es imprescindible en una cultura como la nuestra donde continua- mente nos están incitando para que consumamos más y más objetos. Es fácil imaginar que una persona que no sepa manejar su consumo será una persona con muchos pro- blemas para ser feliz en nuestra cultura. Imaginaros por ejemplo lo que puede suceder si gasta por encima de lo que gana o de si no sabe sentirse bien si no tiene el nuevo objeto que publicita el mercado.

Recomiendo que leáis la guía y que apliquéis los criterios educativos más elementales para que nuestros hijos adolescentes aprendan a valorar lo que cuestan las cosas, lo que valen sus objetos de consumo, mucho más en esta época de crisis y hagan un consumo responsable.

Puedes descargar la Guía en este enlace.

Un contrato para el uso del iPhone

5265_1_gra

En la Botica del orientador he encontrado unas actividades didácticas para poder usar en el aula la noticia sobre la madre que ha comprado un iPhone a su hijo adolescente bajo una estrictas condiciones de uso. Son unos materiales magníficos que reproduzco citando la autoría expresa de Fernando Navarro, el autor del magnífico blog.

La historia. La madre compra el iPhone a su hijo bajo unas condiciones, el contrato, que de no cumplirse conlleva la retirada del teléfono. El contrato, tomado de elcolombaino.com dice lo siguiente:

A continuación reproducimos lo que contiene el manual de uso de Janell Hofmann para su hijo adolescente Gregory:

1. Este es mi iPhone. Yo lo compré. Yo lo pago. Yo te lo estoy prestando. ¿No soy la mejor?

2. Yo siempre conoceré la contraseña del móvil.

3. Si suena, contéstalo. Es un teléfono. Di hola, utiliza tus modales. Nunca ignores una llamada si la pantalla dice mamá o papá. Nunca jamás.

4. Entrégale el teléfono a uno de tus padres puntualmente a las 7:30 p.m., cada noche de escuela y cada noche de fin de semana a las 9:00 p.m. Será apagado durante la noche y prendido a las 7:30 a.m. Si no se hace una llamada a alguien a través de una línea terrestre, donde los padres contestan, entonces no hables ni envíes textos. Escucha esos instintos y respeta a otras familias como nosotros querríamos ser respetados.

5. No va a la escuela contigo. Mantén conversaciones con las personas a las que envías textos, en persona. Esa es una habilidad en la vida. Medios días, viajes de campo y actividades extraescolares requieren consideración especial.

6. Si se cae al inodoro, golpea en el suelo, o se desvanece en el aire, tú serás responsable del costo de reemplazo o reparación. Corta algún césped, trabaja como niñero, ahorra algún dinero de tus cumpleaños. Ocurrirá, debes estar preparado.

7. No uses esta tecnología para mentir, embaucar o engañar a otro ser humano. No te involucres en conversaciones que sean hirientes para otros. Sé un buen amigo primero o quédate afuera del fuego cruzado.

8. No envíes textos o correos electrónicos, ni digas nada a través de este dispositivo que no dirías en persona.

9. No envíes textos, correos electrónicos, o digas nada a alguien, que no le dirías en voz alta frente a sus padres. Censúrate.

10. Sin pornografía. Busca en la red sólo información que tú compartirías abiertamente conmigo. Si tienes alguna pregunta sobre algo, pregúntale a una persona.  De preferencia a mí o a tu padre.

11. Apágalo, siléncialo, guárdalo en público. Especialmente en un restaurante, en el cine, o mientras hablas con otro ser humano, Tú no eres una persona grosera, no dejes que el iPhone cambie eso.

12. No envíes o recibas fotografías de tus partes privadas o las partes privadas de alguien más. No te rías. Algún día estarás tentado a hacer esto, a pesar de tu inteligencia. Es riesgoso y podría arruinar tu vida adolescente, universitaria y adulta. Siempre es una mala idea. El ciberespacio es vasto y más poderoso que tú. Y es muy difícil hacer desaparecer algo de esta magnitud? Incluida una mala reputación.

13. No tomes millones de fotos y videos. No hay necesidad de documentarlo todo. Vive tus experiencias. Estarán guardadas en tu memoria para la eternidad.

14. Deja tu teléfono en casa algunas veces y siéntete seguro con esa decisión. El teléfono no está vivo ni es una extensión de tu persona. Aprende a vivir sin él. Debes ser más grande y más poderoso que tener miedo a perdérse algo.

15. Baja música que sea nueva o clásica o diferente a millones de compañeros que escuchan exactamente las mismas cosas. Tu generación tiene acceso a la música como nunca antes en la historia. Toma ventaja de ese regalo. Expande tus horizontes.

16. Juega algún juego con palabras o rompecabezas de vez en cuando.

17. Mantén tus ojos al frente. Observa mientras el mundo ocurre alrededor de ti. Ve a través de la ventana. Escucha a los pájaros. Camina. Habla con algún extraño. Imagina sin googlear.

18. Te vas a confundir. Yo te voy a quitar el celular. Nos sentaremos a hablar sobre eso. Y vamos a empezar todo otra vez. Tú y yo, estamos siempre aprendiendo. Yo estoy en tu equipo. Nosotros estamos en esto juntos”.

Nuestro compañero Fernando del blog La Botica del orientador, prepara estos materiales para el trabajo en el aula. La última está en Inglés.
ACTIVIDAD CONTRATO Guía Didáctica

ACTIVIDAD CONTRATO Ficha del alumnado

ACTIVIDAD CONTRATO Inglés Ficha del alumnado

Pues eso, intentemos trabajar el tema con nuestros alumnos.

10 consejos para comprender y educar a tu hijo adolescente

blogger_mandamientosImagen: Cádiz empleo

En el blog Reflexiones de un Psicólogo Evolutivo veo las siguientes recomendaciones para que las familias eduquen de forma adecuada a sus hijos adolescentes. Recordad que la adolescencia no es una enfermedad sino una etapa de la vida muy importante. Nuestros hijos nos necesitan, no como amigos, sino como padres responsables.

1. Tendrás una visión positiva de la adolescencia….y de tu hijo o hija.
La imagen sensacionalista y negativa del adolescente como sujeto conflictivo y antisocial no trae consigo nada bueno. Cuando padres y madres viven con excesiva preocupación la llegada de la adolescencia tienden a interpretar de forma sesgada muchos comportamientos de sus hijos que son propios y normativos de esa edad. Ello no hará sino dificultar la comunicación y crear conflictos. Piensa en positivo sobre esta etapa y os irá mejor, a ti y a tu hijo.

2. Conocerás sus necesidades. Ya no es el niño o niña de hace unos años. Los cambios durante estos años están siendo muchos y  se están produciendo con gran rapidez, lo que supondrá el surgimiento de nuevas necesidades.  Es importante que conozcas cuáles son  esos cambios para saber responder adecuadamente a esas nuevas necesidades.

3. Establecerás límites claros. Las normas y límites claros son fundamentales, sobre todo al comienzo de la adolescencia,  para evitar que se sientan perdidos y desorientados y para que no desarrollen problemas de conducta.   Estos límites deben ser razonados y negociados, y ajustados a la edad del menor. Procura ser consistente en la aplicación de esos límites y en la exigencia de responsabilidades cuando no los respete. Ponte de acuerdo con tu pareja para evitar que cada uno vaya por su cuenta y haga su guerra particular.

4. Conocerás a tu hijo o hija. Haz todo lo posible por conocer sus aficiones, sus amigos y sus actividades. El conocimiento es fundamental para que estés al tanto de lo que hace y para que puedas intervenir y apoyarle si surge algún problema. Procura crear un clima de confianza en el que tu hijo se sienta cómodo contándote sus cosas. Si reaccionas de forma muy emotiva y exagerada cuando oigas algo que no gusta es muy probable que estés poniendo trabas a la comunicación con tu hijo, y dejes de ser un buen confidente.

5. No serás autoritario. Hay muchas formas de controlar y hacerse respetar sin recurrir a la imposición unilateral. El autoritarismo y el control coercitivo no suelen funcionar a medio o largo plazo y, además, pueden crear problemas emocionales. El castigo físico está totalmente desaconsejado, sobre todo a estas edades.

6. No evitarás los conflictos. La adolescencia es una etapa en la que suele aumentar la conflictividad parento-filial. No obstante, no te preocupes en exceso, ya que estos problemas suelen ser necesarios para que se reajusten vuestras relaciones, y tengas en cuenta sus nuevas necesidades. Lo importante es que los resolváis mediante el diálogo y la negociación. Y negociar supone ceder en algunos aspectos, no imponer siempre el propio punto de vista , o ceder en todo.

7. Lo/a dejarás crecer.  Muchos padres y madres tienden a intervenir y presionar demasiado a sus hijos para que se comporten o piensen de una demasiada manera. Otros les sobreprotegen en exceso. En ambos casos están limitando el crecimiento y autonomía de su hijo. Oriéntale, pero déjale resolver sus problemas y encontrar su propio camino.

8. Te comunicarás con él o ella. Aprende a escuchar, deja a un lado lo que estés haciendo y mírale a los ojos cuando te hable. Evita estar todo el día sermoneándole y dándole la tabarra con tus críticas y reproches. Solo conseguirás que se canse de ti y te evite.

9. No insultarás ni ridiculizarás. La opinión de padres y madres es aún muy importante para chicos y chicas  y con tus insultos estarás haciendo un flaco favor a su maltrecha autoestima. Si lo haces procura pedir disculpas.

10. Lo/a amarás. El cariño es el principal ingrediente de un buen estilo parental. Nada es más necesario en estos años difíciles que el amor y apoyo de padres y madres. Pasa tiempo con él, habla de cosas que le interesan, comparte tus sentimientos y preocupaciones, trátale con respecto y apóyale en sus “pequeños” problemas. Todos los estudios que conozco indican que el afecto es el mejor activo para promover el desarrollo saludable durante la adolescencia.

Si te controla, no te quiere

Ayer se celebró el Día Internacional contra la Violencia de Género. Quiero que reflexionemos sobre algunas prácticas en las relaciones entre chicos y chicas que son perjudiciales para vosotras, chicas.

Tenemos interiorizadas ciertas formas de dominación que inevitablemente llevan al maltrato. Por eso, si tu chico te hace sentir así o te trata así, simplemente, déjalo, no te merece:

  • Si te controla cómo vistes o no le gusta que te vistas de forma determinada
  • Si te pide que renuncies a tus amigas de siempre para estar sólo con él
  • Si te pide que hagas por él cosas que no quieres hacer o no te sientes preparada para hacer, incluyendo relaciones sexuales
  • Si tienes que estar enviándole mensajes cuando sales o llegas a casa
  • Si te dice que una forma de demostrarle amor es hacer tal o cual cosa
  • Si te controla cuando respondes el WhatsApp

Ahora bien, vosotras tenéis que cambiar algunas ideas sobre las relaciones con los chicos que os perjudican notablemente y sólo os meten en la espiral de control y dominación por parte del chico. Si piensas así, tenemos un problema.

  • Sé que puedo cambiarle, que con mi amor/cariño cambiará por mi
  • Me insulta porque me quiere, es una señal de amor
  • Me quiere tanto que sólo quiere que esté con él
  • No puedo hacer las cosas que quiero porque estoy con él, me debo a él
  • No puedo hablar con nadie de mi relación con él porque significa que desconfío de él, que no le quiero suficiente

Desde luego, ante la más mínima agresión física, no lo dudes, llama al 016 el teléfono del maltrato, coméntalo con tu familia y deja a esa persona inmediatamente. Incluso si te dice que no volverá a ocurrir o te promete que cambiará para ti o que tú le estás cambiando, déjale inmediatamente.

Recuerda fiarte de tu intuición y no pienses que las cosas van a mejorar simplemente por el paso del tiempo.

Si alguien te quiere, sin duda, entonces:

  • Respetará tu integridad física
  • Respetará tu forma de vestir
  • Respetara tu tiempo, tus ganas de encuentro o no con tu chico
  • No te controlará en WhatApp o te enviará mensajes para saber si estás o dejas de estar en casa, en la calle o en cualquier otro sitio
  • Respetará a tus amigos, a tus relaciones con los demás
  • Respetará que quieras tener relaciones sexuales cuando te sientas preparada
  • Respetará que no quieras ir a sitios o hacer cosas que él hace porque no te gustan

En definitiva, ellos pueden maltratar pero vosotras no debéis permitirlo. Empezar a pensar diferente y a decir NO es el primer paso.

¡Cuídate y disfruta!

 

Imagen Shandi-lee {pieces} bajo Licencia CC